Desde el 20 mayo

Hoy en Facebook una mujer de mi conoscenza dijo, "tango is not a sexually transmitted disease."

[Una buena amiga me replicó, "I thought tango was one of the Top Three Sexually Transmitted Diseases!"]

Según me, tiene razón y se equivoca...depende del estudiante, somos todos diferentes, todos tenemos nos propios maneras de dominar nuevas informaciones.  En una manera, si, tiene razón: aprendo mucho de mi maestro tal vez *porque* somos totalmente No Una Pareja, y porque tango tiene su lado cerebralísimo.  La mecánica necesita muchos pensamientos, sí.

Pero ella se equivoca también.  Algunas de nosotros somos alumnas cinestésicas, y algunas muy cerebro-derechos.  Nos cerebro-derechos necesitamos una conexión emocional con informaciones nuevas para aprenderlas.  Y, no gran sorpresa, las chicas (o chicos) que quieren bailar son frequentamente estos típos de personas.  Y, es tango: no es trigonometría!  ¿Cómo aprender abrazar sin...abrazar?

Depende también del maestro; tienen todos maneras diferentes de enseñar.  La mente es una cosa muy misteriosa, de que no entendemos, y cómo aprendemos es también misteriosa, y enseñamos en muchas maneras de que no podemos estar completamente consciente.  (Seguro que las idiomas son enfermedades de transmisión sexual; no lo entiendo pero es así, es *mucho* más rápido que aprender en una escuela.)

Nora, Amy, Natasha, Delia, la pareja de Jaimes Friedgen, Romina—conozco muchas mujeres acá para que la sabiduría de este mujer se equivoca .  Pero es verdad que una mujer como Nora es tán diferente de una como este mujer.  Soy más como Nora...

Pero la gran razón porque ella se equivoca es: fin del día, tango es la conexión.  Y, disculpa señora...unas de estas conexiones están íntimas.  La vida es así.

Romina Hahn y Marcelo Solís

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly