The great tragic editorial post-script to this mid-June cuentita is that last night I lost one of these shoes somewhere between a milonga and home.  Friends scoured the milonga.  I scoured the street I live on, and my house.  I suspect there is a golden, handmade stiletto, that only fits one foot in the whole world, floating through life in the back of a taxi somewhere....

La Cuenta de los Nuevos-Viejos Zapatos

Érase una vez, tenía los Zapatos Perfectos.  Después de un largo viaje
de buscando y de discubrimiento, los zapatos que estaban correctos en
cada manera, y que tenían exactamente la forma de mis pies.

Un día necesitaba las pequeñas cositas de goma para los talones, y los
dio a un malvado zapatero del Diablo, que corté *1 centímetro* de los
talones.  Todo terrible, la balanza estaba desaparecido, mal ángulo
entre los talones y la pista, y lo peor: mi baile cambió.

"But I'm not ready to let go of them yet," pensaba yo.  "When I
finally find what works for me, I stick with it."  Para la primera
vez, necesitaba nuevos zapatos y no quería cambiar ninguna cosa.
Ayer, nuevos zapatos significaban el cambio; cambié solo para
perfeccionar lo que no funcionaba.  ¿Qué signífica cambiar?  ¿Quién
soy yo, si cambio?  ¿Qué es esta nueva relación?  Necesita coraje,
cambiar.

Pensaba que sería fácil, comprar los mismos zapatos otra vez.  Están
los mismos!  Adonde puede ser cualquier reto por temer?

...Pero evidamente necesita *más* coraje quedar con lo que conocés!
¿Qué signífica permanecer?  ¿Quién soy yo, si me quedo con lo que
funciona para mí?  ¿Que es, conocer más profundamente una relación ya
existente?  Y cuando los mismos zapatos, exactamente como los viejos,
llegaron, tenía...miedo!  "No sé cómo quedar.  No sé cómo conocer
más."  Estuve *tímida*!

¿Y? Esta noche, el primer viaje de los nuevos, y...desastre.  Mi
balanza estaba una mierda, después de aprender cómo compensar para el
centímetro y el ángulo terrible.  Con los talones correctas, necesito
aprender cómo bailar de nuevo; me estaba cayendo por todas partes.  Y
el frente no es ya en la forma de mi pie, y no ha estirado bastante, y
es rígido, y...problemas.

Porque incluso cuando algo es "el mismo," es siempre diferente, unas
veces *muy* diferente.  Y es miedoso, permanecer.  Decir, "sé que esto
es bueno para mí; quiero continuar en este dirección."  Aprender cómo
bailar, otra vez, en los nuevos-pero-mismos zapatos tán diferentes, y
tán similares.

Soy Porteña, Zapatos de Baile de Missé

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly